uy.pets-trick.com
Información

Megaesófago en perros

Megaesófago en perros


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Visión general
No, el megaesófago no es un dinosaurio: es un trastorno desafortunado que afecta la capacidad de un perro para tragar comida y agua. El esófago es el tubo que va desde la boca de su perro hasta su estómago: se expande y contrae, permitiendo que la comida y el agua pasen a su sistema digestivo. El megaesófago es una afección que causa una disminución en la movilidad del esófago, lo que dificulta el paso de los alimentos al estómago.


Hay varias causas potenciales de megaesófago. Los perros pueden nacer con este trastorno, puede desarrollarse poco después de que un perro es destetado de su madre o puede materializarse más adelante en la vida. Los perros que tienen un trastorno neuromuscular al nacer también están en riesgo, ya que el megaesófago puede desarrollarse como una condición secundaria a ciertos trastornos neuromusculares, así como a ciertas enfermedades, como miastenia gravis, enfermedad de Addison, hipotiroidismo y cáncer. Finalmente, los perros pueden desarrollar megaesófago debido a un objeto extraño o una masa ubicada en o cerca del esófago.

Algunas razas que tienen un mayor riesgo de heredar este trastorno incluyen:

  • Grandes daneses
  • Shar-peis
  • Terranova
  • Galgos
  • Pugs
  • Setters irlandeses
  • pastores alemanes

Síntomas
Si su perro sufre de megaesófago, puede encontrar los siguientes síntomas:

  • Mal aliento
  • Regurgitación de comida y agua.
  • Fiebre
  • Tos
  • Secreción nasal
  • Salivación
  • Dificultad para tragar
  • Pérdida de peso
  • Mala condición corporal

Diagnóstico
Si su veterinario sospecha que su amigo peludo sufre de megaesófago, trabajará con usted para comprender exactamente qué signos muestra su perro en casa. Realizarán un examen físico muy completo y recomendarán pruebas específicas para confirmar el diagnóstico.

Estos pueden incluir:

  • Una endoscopia para evaluar el esófago y el tracto gastrointestinal.
  • Pruebas químicas para evaluar la disfunción o enfermedad renal, hepática y pancreática, así como los niveles de azúcar.
  • Análisis de orina
  • Un hemograma completo para evaluar a su perro en busca de infección, inflamación o anemia y otras afecciones relacionadas con la sangre
  • Pruebas de electrolitos para asegurarse de que su perro no esté deshidratado o sufra un desequilibrio electrolítico.
  • Pruebas específicas de páncreas
  • Radiografías de tórax y abdomen.
  • Una ecografía para obtener imágenes del páncreas y otros órganos abdominales.
  • Una prueba de tiroides para evaluar si su perro tiene muy poca hormona tiroidea
  • Una prueba de cortisol para evaluar si su perro tiene la enfermedad de Addison
  • Títulos de anticuerpos para descartar enfermedades inmunomediadas y otras anomalías

Tratamiento
El tratamiento para su mascota variará según la gravedad de la afección y si existe una causa subyacente. Su veterinario también querrá tratar cualquier otro problema, como neumonía por aspiración, que podría resultar de la dificultad de su perro para tragar.

Desafortunadamente, no existe ningún procedimiento quirúrgico que pueda solucionar esta condición; por lo tanto, la atención de apoyo será tan importante como la medicación. Identificar la mejor manera de ayudar a su mascota a comer y
Seguir todas las instrucciones de su veterinario es fundamental. Es fundamental evitar que su mejor amiga aspire accidentalmente algo en sus pulmones. Muchos dueños de perros creativos y cariñosos han dominado el arte de ayudar a comer a sus perros que sufren de megaesófago. Su veterinario puede brindarle consejos útiles que lo ayudarán a cuidar a su amada mascota.

Prevención
Lamentablemente, no existe prevención para el megaesófago. Si sospecha que su perro tiene problemas para comer, tragar o respirar, comuníquese con su veterinario de inmediato.

Si tiene alguna pregunta o inquietud, siempre debe visitar o llamar a su veterinario; son su mejor recurso para garantizar la salud y el bienestar de sus mascotas.


¿Cuáles son los síntomas del megaesófago en perros?

El síntoma más notable es la regurgitación de agua, mucosidad o comida. La regurgitación es vomitar sin previo aviso. Otros síntomas son pérdida de apetito, negativa a comer, pérdida repentina de peso, dificultad para tragar, tragar exagerado y frecuente, ruidos de hackeo (para aclararse la garganta) y mal aliento.

Desafortunadamente, los diagnósticos erróneos ocurren con cierta frecuencia y su cachorro podría ser diagnosticado con un problema gastrointestinal. Entonces, si tiene un perro que ha sido diagnosticado con eso, simplemente mírelo con atención y busque señales de que podría ser Megaesófago.

Una complicación frecuente del megaesófago en perros es la neumonía por aspiración, que es una afección en la que los pulmones de un perro se inflaman debido a la inhalación de materias extrañas, a los vómitos o a la regurgitación del contenido de ácido gástrico.


40 pensamientos sobre "Megaesófago en perros"

Tengo una niña que viene del refugio a los 3 meses. ¡viejo! La llevó a nuestro veterinario y la llevó a casa. al día siguiente estaba angustiada y no podía respirar. le apresuró la espalda al veterinario. Para resumir, tiene megaesófago. ella solo pesaba 2 libras. y 3 meses de edad. Nuestro veterinario, como si nunca hubieras visto a un cachorro con esto, se puso en contacto con un amigo en Memphis y le ofreció una cirugía. Era tan pequeña y estaba tan enferma que temí que no lo lograría y comencé mi propia investigación. Ahora tiene 2 años y medio, pesa alrededor de 5 libras y come en una SILLA BAILEY. Ha sido una lucha pero ella es un poco luchadora. mucho más en esta historia, pero quería contarles sobre nuestra pequeña niña que está viviendo con este terrible problema y nació con él.

Si pudiera, por favor contácteme en [email protected] Estoy experimentando los mismos problemas con mi cachorro. Tiene solo 3 meses y pesa 2 libras. Necesito consejo.

¿Conoce caninemegaesophagusinfo.com? Es un gran recurso para los propietarios. Tengo 4 meses. viejo cachorro conmigo y lo he encontrado muy útil.

Mi chihuahua de 7 años y 3 libras fue diagnosticado recientemente conmigo. Mi corazón está roto, ¿hay algún consejo o sugerencia que pueda tener? Mi única otra opción es dejarla en el suelo y simplemente no puedo.

Tengo un chino coronado conmigo. Tiene 11 años y recientemente le diagnosticaron eso, a pesar de que ha tenido problemas la mayor parte de su vida que no sabía de qué se trataba. Con perros más pequeños, mi veterinario sugirió que los perros o la consistencia deberían ser de avena, así que puse toda mi comida en un Magic Bullet y lo hice puré. El ganador de peso Bully Max es otra fuente junto con la alimentación de alimento para cachorros para mantener el peso. Debido a que mi perro es una raza más pequeña, dejo la comida a un lado de la bañera y ella se para sobre sus patas traseras y come de esa manera. Debido a que los perros pequeños parecen tener problemas para aspirar la comida y asfixiarse, no se recomienda la silla Bailey porque pueden comenzar a asfixiarse y agitarse. Con los perros pequeñitos, es posible que desee obtener un taburete pequeño y poner la comida en la que uso los agarraderos de goma para mantenerla en su lugar para que la comida no se caiga de la superficie. Espero que esto ayude

Mi garabato dorado, que ahora tiene 4 años, ME ha tenido desde que era un cachorro. Yo uso una escalera de mano para su comida y le doy comida para cachorros con agua como una mezcla de lechada en un tazón Kong. Lo que lo ralentiza para comer. También le doy aproximadamente una pulgada o dos de agua en un recipiente aparte también en la escalera de mano. Le doy metoclopramida dos veces al día. Ha tenido neumonía en tres ocasiones y cada vez lo tratan con un antibiótico y yo solicito un antibiótico inyectable. Pesa alrededor de 45 libras y debería pesar unas 55. No cambiaría nada, es un perro feliz y bien adaptado. No sabe que está enfermo. Él sí se rebela y eso es parte de su vida como lo es de la mía. Puedo darle instantáneas de Alpo y parece que puede comerlas como golosinas. Para hidratarme en verano utilizo gelatina con caldo de pollo o de verduras hago cubitos de hielo. ¡Eso también es especial para él!


Megaesófago en perros: ¿Qué es?

¿Qué es el megaesófago en los perros? Como se mencionó anteriormente, el megaesófago es una condición de regurgitación de alimentos que involucra un esófago agrandado en los perros. Los perros que tienen megaesófago tienen dificultades para tragar, lo que significa que el agua y la comida no pueden viajar correctamente al estómago.

El proceso biológico se conoce como motilidad esofágica. Y lo crea o no, el esófago se compone de muchos nervios. Como hay comida dentro de la boca, los nervios dentro del esófago envían una señal a su cerebro, haciéndole saber que debe tragar.

El megaesófago, desafortunadamente, está lejos de ser una enfermedad simplista. De hecho, se encuentra entre las causas de regurgitación más comunes en las mascotas. El megaesófago también está relacionado con afecciones y trastornos adicionales del esófago. Algunas enfermedades pueden hacer que el esófago se dilate y pierda algo de motilidad. Como la motilidad esofágica es inexistente o reducida, hace que se acumulen líquidos y alimentos dentro del esófago, lo que puede provocar vómitos y / o regurgitación.

El megaesófago puede causar algunos problemas bastante graves, como aspiración, regurgitación de alimentos y neumonía, si no se maneja correctamente.


¿Qué es el megaesófago?

¡Comparte el amor!

El megaesófago es una condición médica que se encuentra en perros, gatos, caballos y humanos. Relativamente raro en los gatos, pero común en los perros, el megaesófago (EM) ocurre cuando el esófago (el tubo fibromuscular que transporta la comida desde la boca al estómago) se agranda anormalmente.

Un esófago normal es estrecho, con 2 válvulas (llamadas esfínteres) en cada extremo. Cuando se traga la comida, es impulsada hacia abajo a través del esófago hasta el estómago mediante una serie de contracciones musculares. Una vez que la comida llega al estómago de manera segura, las válvulas se cierran, manteniendo tanto la comida como el ácido del estómago en el estómago al que pertenecen.

En los casos de megaesófago, sin embargo, el esófago pierde todo el tono muscular y se dilata. Se llena de aire y pierde su capacidad de empujar los alimentos hacia abajo. La comida ingerida se queda en el esófago hasta que finalmente se regurgita.

La regurgitación no es lo mismo que el vómito. El vómito es un proceso activo que utiliza la contracción de los músculos abdominales para sacar la comida del estómago. La regurgitación, sin embargo, es pasiva. Con la regurgitación, la comida ingerida que nunca llega al estómago se queda en el esófago hasta que simplemente vuelve a salir por la boca. Dado que la regurgitación a menudo ocurre minutos después de comer, la comida a menudo vuelve a aparecer completamente intacta.

El megaesófago es una enfermedad grave. No solo evita que la comida llegue al estómago (lo que literalmente puede hacer que una mascota muera de hambre), sino que la comida regurgitada puede ser succionada accidentalmente hacia la tráquea o las vías respiratorias y entrar en los pulmones. Esto da como resultado una afección pulmonar inflamatoria llamada neumonía por aspiración, que es la razón más común por la que las mascotas mueren a causa de esta enfermedad.


Ver el vídeo: Un perro discapacitado con megaesofago come en su sillita especial


Comentarios:

  1. Tegar

    Está usted equivocado. Estoy seguro. Intentemos discutir esto. Escríbeme en PM, te habla.

  2. Fejind

    Solía ​​pensar diferente, muchas gracias por la ayuda en este tema.

  3. Brennon

    que en resultado.

  4. Sar

    es simplemente incomparable :)

  5. Abebe

    Bravo, acabas de visitar otra idea



Escribe un mensaje